viernes, 17 de agosto de 2012


¿Escucharemos el clamor de Niñas y Adolescentes que han sido abusadas sexualmente?

Presentación:

Ante la indiferencia que hay ante el abuso y la Explotación Sexual de Niñas-Niños y Adolescentes, un consorcio de organizaciones nicaragüenses y con apoyo económico de Ongs de Italia realizamos una campaña en Nicaragua durante 2 años y llegamos a 29 Municipios. Para elaborar este folleto especialmente trabajaron la Asociación Mary Barreda de León, Fundación Xochiquetzal de Chinandega, el Proyecto Miriam de Estelí y la Fundación Amistad de Matagalpa. En la revisión también participamos las CEB y Dos Generaciones. Con esto se elaboró un folleto con los dibujos hechos por las mismas Niñas y Adolescentes. Aquí solamente le presentamos el texto del folleto y siento no poderles presentar los dibujos que son muy significativos.

Como parte de esa campaña se ha publicado un folleto con entrevistas a Adolescentes de Managua, León y Chinandega. En estas páginas quiero compartirles algunas de las principales respuestas de las Adolescentes entrevistadas especialmente en una zona fronteriza con Honduras, y en León, Estelí y Matagalpa.

Con sencillez les compartimos estas voces o mejor dicho este clamor con el deseo de que todos participemos de distintas maneras en apoyo a este tipo de Campañas que nos ayudan a crecer en conciencia y que combaten la pasividad e indiferencia ante tan grave delito.

Arnaldo Zenteno
CEB, Nicaragua

“Nadie puede negociar con Nuestro Cuerpo:
Las Adolescentes Exigimos Respeto a Nuestros Derechos”

II Campaña contra Explotación Sexual Comercial de Niñas, Niños y Adolescentes

“Exigimos el Código Penal que nos proteja de la Explotación Sexual Comercial”

¿Qué entendemos nosotras las Adolescentes por Explotación Sexual Comercial?

ü  Es cuando hacen negocio de nuestro cuerpo para ser utilizado sexualmente.
ü  Es cuando una chavala anda vendiendo y un hombre le dice: te compro si te dejás manosear
ü  Hay mamas que nos pegan si no vendemos, entonces algunas adolescentes ofrecemos nuestro cuerpo a cambio de vender las tortillas, los chicles, el pozol….
ü  A veces, los papas creen que pueden tocar y tener el dominio sobre las hijas, solo  porque llevan el dinero y la comida a la casa
ü  Cuando una madrasta vende el cuerpo de una hijastra  para sacarle provecho y el padre no dice nada, porque la mujer lo mantiene y prefiere creerle a ella que a su propia hija, además la chavala es mujer y a las hijas mujeres no se les cree.
ü  Si un padrastro viola a su hijastra y ella le dice a su mamá y la mamá no le cree, porque cree que la hija quiere quitarle al hombre. Además, le pregunta al hombre y  él le dice que es mentira, entonces le cree más a él que a su hija.

Las Adolescentes en Nicaragua queremos vivir en paz sin más maltrato ni abuso sexual de los adultos.

Mi mamá me pegaba duro con una coyunda del carretón de caballos, con una percha, con la correo de la plancha, con un garrote o con un tuco de manguera.

Me gritaban por cualquier cosa y me decían que no servía para nada, llegué a sentirme inútil a  pensar que no valía la pena vivir.

Mi mamá ha recibido tantos golpes de mi padrastro, que algunas veces ha llegado a parar al hospital

Mi madre nunca recibió amor y no aprendió cómo darlo, creo que en su casa también se trataban al golpe y al trompón.

Mi papá llegaba borracho y nos pegaba a veces hasta con un cable de luz y nos sacaba sangre, eso lo recuerdo y me duele el corazón porque me hizo mucho daño.

Recuerdo cuando mi padrastro golpeaba a mi mamá con lo que encontrara, le lanzaba cuchillos sin importar que yo estuviera presente.

Mi primo, el hijo mayor de mi tía, muchas veces me enterraba las uñas en las orejas, lo que hacía que me dolieran y me revolcara en el suelo de dolor.

Mi padrastro me maltrataba, me castigaba con los mecates que se jalaba agua del pozo que siempre estaban mojados y pesaban, así que me dolía mucho más.

En mi casa nadie escucha a nadie.

Cuando tenía cinco años caminaba detrás de mi mamá y mi papá en media carretera, porque los dos tomaban licor.


Tenemos derecho a vivir con respeto: no abusen de nuestro cuerpo

A veces nos maltrataban con las cosas que nos dicen: ¿Cuánto vales?, ahí va la puta…

Una tía me ofreció casa, comida y colegio… viví un infierno, el marido de ella me obligaba a darle besos y me tocaba las piernas.

Mi tío me daba besos en la boca, me tocaba y después me daba cinco riales, yo creía que me tío me quería y que era bueno conmigo.

Un hombre conocido de mi familia me anduvo persiguiendo, me decía…. Estás buena, rica, te voy a comer.

Fui violada por un conocido, sentí que mi vida se venía abajo.

Algunas veces algunos Policías nos obligan a tener relaciones sexuales con ellos

Unos primos abusaron de mí y desde ese tiempo, en mi mente están todos esos recuerdos que no me dejan vivir tranquila.

Cuando tenía 9 años me acosté en mi camita, y cuando me desperté, mi padrastro me estaba tocando por debajo de la ropa, yo quería correr pero él me apretó duro, me dolía, quería gritar, pero él me tapó la boca… no le dije a nadie, porque todos me decían que era una mentirosa. Esto pasaba todas las noches.

Cuando andamos vendiendo los buseros nos tocan para dejarnos subir a los buses

Yo tenía siete años, una tarde un hombre que llegaba donde vendíamos verduras, me dijo “hoy te voy a hacer mía”, pasando sus manos por mis chiches… nadie dijo nada, solo se rieron.


Cuando no encontramos apoyo, cariño ni confianza para hablar con alguien, lo buscamos muchas veces en personas que se aprovechan de esta situación y violentan nuestros cuerpos.


Cuando no me dan permiso para ir a una fiesta me escapo y no siempre me encuentro con buenas amistades

Busco compañías y afectos que no siempre son los más adecuados

Mi mamá y mi papá se fueron a trabajar a Costa Rica, me dejaron sola con mis tres hermanos y sin un peso para la comida

Quisiera hablar sobre cosas que me pasan, que me vino la regla, que me gusta un chavalo, pero ni a mi mamá ni a mi papá les gusta hablar de eso.
Salí embarazada a los 14 años, tenía que trabajar  para darle de comer a mi hijo y mantenerme yo.


La verdad es que hemos vivido rechazos, humillaciones, insultos por estar en esta situación y esto nos hace sentir muy triste, a veces nuestras vidas no tienen sentido


Cansada de tantas cosas en mi casa, decidí fugarme. Un hombre me ofreció ayuda a cambio de tocar mis chiches.

Por la situación en que vivía, salía mucho de mi casa y tomaba licor, mi familia se avergonzaba de mí.

Me sentaba en sus piernas, me besaba… yo sentía mucho miedo, pero ésta era la única manera que tenía para sobrevivir.

Un día un hombre abusó de mí, llegué a la casa bien adolorida… después tuve que volver, porque en mi casa solo había para un tiempo de comida.

Yo le preguntaba a una chavala vendedora, amiga mía, que si yo era mala, me decía que no, pero yo creía que sí, porque solo conmigo se acostaba mi padrastro, a escondidas de mi mamá.
Algunos hombres creen que nosotras al ser Adolescentes podemos ser de su propiedad se aprovechan de nuestra situación.

Los hombres creen que por ser mayores y tener dinero, también tienen más poder que nosotras las chavalas vendedoras a como nos dicen

Me siento como algo que no vale nada, en mi vida he sentido que las personas mayores que yo, siempre me han chantajeado

Tengo que estar dispuesta a lo que quieran los clientes

Un día, una mujer nos pintó, nos puso unas ropas apretadas y chingas, nos dijo que ella iba cobrar y que nos iba a dar una parte a cada una, pero no fue así, se los dio a su jefe

Sola, yo estaba solo con mi dolor, después que ese hombre me usó.

Es que me siento como un títere de esos que usan en los teatros, que los mueven para todos lados y nos hacen reír.

Muchas veces, después que me manosea, si no le hago lo que me pide, no me da riales y me dice que no sirvo para nada.

Me he vuelto como esclava de ese hombre, porque no me deja salir, tengo que hacer todo lo que él dice.

Es muy duro sentirse usada, en la escuela algunos maestros nos aplazan para aprovecharse de nosotras.

Sentimos asco, vergüenza y a veces creemos que es por nuestra culpa que los hombres nos irrespetan

He intentado suicidarme en varias ocasiones, porque no me siento bien así.

Ya no me siento la misma, me siento sucia y no me dan ganas de salir a la calle, pero tengo que salir a vender…

Ya no puedo seguir en el colegio, me quedo solo con mis cuatro letras.

En la calle me vulgarean, me dicen: Adió, ahí va la zorra ¿cuánto, cuánto? Y eso me da tanta pena que después lloro solita.

Llegué a pensar que lo que había pasado era por mi culpa.





También tenemos sueños…. Con tu apoyo saldremos adelante.


Mi  meta es llegar a ser una profesional para ayudar a los niños, niñas y adolescentes que al igual que yo sufren de maltrato.

Mi vida cambió, conocí a otras chavalas que vivían la misma situación que yo… fuimos escuchadas, apoyadas y hemos podido salir de esta situación.

He podido superar mis miedos, he aprendido a valorarme como mujer, estoy estudiando y espero seguir adelante con mis sueños y mis metas.

Aprendí a ser fuerte, a no callar ante una situación de abuso o maltrato, a no tenerles miedo a los hombres

Hoy en día soy una persona con espíritu de superación, con ganas de salir adelante con mi vida.

Ahora terminé una carrera de Técnico en computación y quiero continuar

Quisiera transmitir nuestra experiencia para que otras no sean explotadas

Hoy me siento más segura de lo que quiero y deseo, he conocido mis derechos

Me siento muy orgullosa, porque he aprendido a protegerme por sí misma, tengo una vida nueva, estoy estudiando.


USAR, COMPRAR, FORZAR SEXUALMENTE A UNA NIÑA, NIÑO O ADOLESCENTE VIOLA SUS DERECHOS, LES DAÑA Y ES UN DELITO.


¡HAY QUE DECIR NO A LA EXPLOTACIÓN SEXUAL COMERCIAL!

Y NUNCA HAY QUE LLAMARLA PROSTITUCIÓN INFANTIL PORQUE LOS NIÑOS Y NIÑAS NO SE PROSTITUYEN, SINO QUE SON EXPLOTADOS.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada