viernes, 17 de agosto de 2012


Bienvenidos a Deudolandia

“No debemos, no pagamos”, el grito de las manifestaciones griegas contra las políticas de austeridad, ha adquirido más centralidad política en este curso en Italia y España según se ha ido acercando el rescate. ¿Las deudas deben siempre pagarse?- se preguntan en la Unión Europea. Pase por acá y sepa cómo responden en el viejo continente cuando los bancos se están haciendo la América con los bolsillos de todos.
Grecia, Irlanda, Portugal, y ahora el Estado español e Italia. El rescate financiero de los Estados de la periferia europea se está cumpliendo con precisión propia de un guión de suspense. España ya dedica uno de cada tres euros de sus presupuestos a pagar los intereses de la deuda, una cifra que no deja de crecer desde que, en mayo de 2010, el expresidente José Luis Rodríguez Zapatero abriera la puerta a las políticas de ajuste que, en teoría, debían traer de vuelta la confianza de los grandes agentes financieros definidos de forma eufemística como ’los mercados’.
En Grecia llamaron deudocracia a esta forma de gobierno, a falta de otro nombre mejor que describa esta forma de acumulación con la que el sector financiero mantiene sus niveles de beneficios una vez agotado el ciclo inmobiliario, a costa de que los gobiernos locales distraigan cada vez más recursos para devolver el dinero que los acreedores les prestan a un interés cada vez más alto. Como forma de gobierno, se debe reconocer que es efectiva. ¿Podría un Ejecutivo autonómico como el de Esperanza Aguirre haber aguantado hace tan sólo dos años las 11 huelgas de la comunidad educativa durante el curso 2011-2012 sin hacer una sola concesión?
La coalición izquierdista Syriza en Grecia colocó el balón en el tejado adecuado al situar al Gobierno de Papandreu primero y al Ejecutivo tecnocrático después como simples gestores de unas órdenes que llegaban de más arriba. El impago y la auditoría ciudadana de la deuda como instrumento de control democrático de este proceso, que debe hacerse además a escala europea, son las dos únicas garantías que tienen los movimientos europeos contra la austeridad de que sus alternativas políticas desbloqueen la espiral de la deuda y su tenaza sobre las políticas públicas.

¿Las deudas siempre deben pagarse?

Con más de 28.000 millones de euros, el pago de los intereses de la deuda se ha situado en 2012 como segunda prioridad presupuestaria del Gobierno, sólo por detrás de las pensiones y por encima del gasto en desempleo. Según las previsiones hechas por el propio ministro de Hacienda, Cristobal Montoro, la cantidad superará los 38.500 millones de euros en 2013. El Congreso denegó recientemente una petición de Amaiur para que se conociera la identidad de los 30 principales acreedores del Estado español. ¿Se puede considerar legítima una deuda de estas características? El texto de Daniel Gomez-Olivé, del observatorio de la deuda en la globalización, explica los motivos para preparar el impago ciudadano.

Del euro a la caída de la política europea

Por muy poco, el resultado de las últimas elecciones griegas volvió a situar a los contendientes en la casilla de partida. Por un lado, el segundo partido en número votos, la coalición Syriza, como principal valedor de las aspiraciones populares de rechazo al memorándum y las políticas de austeridad. Por otro, la coalición gobernante de la conservadora Nueva Democracia y los restos de la socialdemocracia (PASOK e Izquierda Democrática), que desde su elección juega un curioso juego del gato y el ratón con los representantes de la Troika y los acreedores para retrasar los nuevos recortes mientras la situación social sigue empeorando. En este texto, Isidro López del Observatorio Metropolitano habla de la importancia estratégica de una victoria de Syriza para poder “plantear algo parecido a la lucha de clases en el corazón de las políticas europeas”, una posibilidad que sigue abierta pese a la derrota de la coalición en mayo.

JPG - 122.4 KB
Foto: Olmo Calvo

España, te toca a tí: El rescate fantasma a la banca

Tras el primer anuncio de rescate a las finanzas españolas el 9 de junio, el Gobierno de Mariano Rajoy ha anunciado un nuevo ajuste de 65.000 millones de euros, mayor por sí solo que la suma de todos los ejecutados desde mayo de 2010, para comprometerse poco más tarde ante la Unión Europea a un plan de ajuste de 102.000 millones de euros hasta 2014. Mientras, todas las cuestiones técnicas apuntadas en este artículo sobre el mecanismo del rescate a la banca española siguen abiertas, en especial la prioridad en el pago a los acreedores y la entidad responsable de aportar los fondos.

Crisis de la deuda griega: entre el rescate a la banca y el impago popular

El texto es de septiembre, pero sirve para comparar con lo que está sucediendo aquí.

Reseña de otra cumbre histórica

En este encuentro definitivo para salvar al euro tampoco se crearon los eurobonos.

La deuda asfixia a la educación pública

Los recortes en todos los niveles de educación, y también en investigación, se suceden por toda Europa e indican que la retórica de “saldremos de la crisis reforzados” no hay que tomársela muy en serio.

JPG - 37.6 KB
Foto: Pall Hilmarsson

Cambiar la constitución de otra manera: el caso islandés

A la vez que PP y PSOE acordaban incluir como principio constitucional la prioridad del pago de la deuda, en Islandia la reforma constitucional se hacía de forma participativa.

La campaña 15M pa Rato pide la intervención judicial inmediata de Bankia

El memorándum de entendimiento entre el Gobierno español y el Eurogrupo establece que se liquidará BFA, la matriz de Bankia, una vez que se haya satisfecho el pago a los acreedores. La campaña que ha conseguido que su querella contra el equipo directivo de Bankia llegue a la Audiencia Nacional trató in extremis que el magistrado que instruye la causa interviniera la entidad para asegurar los depósitos de ahorradores y pequeños accionistas. El magistrado finalmente decidió no intervenir la entidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada