jueves, 6 de septiembre de 2012


Las consecuencias del deshielo histórico en el Océano Ártico

 
70 mil kilómetros cuadrados menos de hielo se reportaron en el Ártico a fines de agosto. La medición es en relación a 2007 y afecta seriamente el 80% del agua dulce del planeta, que está congelada en los polos y en los glaciares. El dato es una señal de advertencia sobre las consecuencias del calentamiento del planeta, con su estela de liberación de grandes cantidades de CO2 en la atmósfera, subida del nivel de los océanos y escasez de agua potable.
Deshielo, huracanes, sequías… Eso es el contexto en el cual las negociaciones internacionales de la ONU sobre el clima se desarrollaron en Bangkok, desde el 30 de agosto hasta ayer 5 de septiembre, para preparar la conferencia ministerial de Doha, al fin de noviembre.
La imagen más desoladora fue el récord histórico en disminución del hielo marino en el Ártico registrado a fines de agosto, reportado por científicos de la NASA y el Centro de Datos de Nieve y Hielo de la Universidad de Colorado (NSIDC). El 26 de agosto se registraron 4,1 millones de kilómetros cuadrados, 70 mil menos que los 4,17 millones que se midieron en septiembre de 2007, cuando se había alcanzado el mínimo histórico de las mediciones satelitales reportadas desde 1979.
El descenso de la masa de hielo ocurre antes que termine el verano, o sea, la situación podría ser aún peor en las próximas semanas.
El deshielo es uno de los primeros indicadores del calentamiento, siendo una señal de advertencia con respecto a lo que podría pasar en el planeta en el futuro.
Aunque sea difícil calcular exactamente cuando el hielo desaparecerá totalmente, dado que hay que tomar en consideración muchas variables, algunos científicos ya pronostican que el Océano Ártico se cubrirá de hielo solamente en invierno a partir de 2016.
Las causas del fenómeno son distintas según los puntos de vista. La planeta vive ciclos -subdivididos en periodos- de glaciación y de calentamiento desde hace millones de años. Sin embargo, parece claro también que las actividades humanas, que producen fuertes emisiones de gases de efecto invernadero, aceleran el fenómeno del aumento de la temperatura global. Claro que entre los científicos aún no hay consenso sobre el impacto exacto causado por los humanos.
CONSECUENCIAS DEL DESHIELO PARA EL PLANETA
Además del efecto del deshielo en el Ártico sobre la fauna y los osos polares en particular, que podrían verse al borde de la extinción, las consecuencias del fenómeno son numerosas, aunque sea difícil evaluarlas con precisión.
Un estudio realizado por la Universidad de Estocolmo, con científicos de otros países, mostró que el deshielo de zonas del suelo del Ártico -congeladas casi en permanencia- multiplicará por 10 las emisiones de CO2, las que provendrán de los depósitos de carbono protegidos hasta el momento por el hielo.
La liberación del carbono en Ártico podría alcanzar los 44 millones de toneladas al año, una cantidad 10 veces superior a lo que se estimaba antes. Este carbono, que se irá escapando a la atmósfera en forma de gases de efecto invernadero, acelerará aún más el calentamiento global, lo que liberará más carbono inactivo, generando un calentamiento exponencial.
Otra consecuencia del deshielo: la subida del nivel de los océanos, que podría desembocar en una inundación sin precedentes en los países costeros. La situación se presenta particularmente mal para las personas que viven cerca de la costa. Varias islas podrían ser tachadas de los mapas también, así como partes de países costeros como Bangladesh por ejemplo, un país ubicado en el delta lo más grande del mundo, que cuenta 150 millones de habitantes.
¿Y CHILE?
En Chile la gran mayoría de los glaciares muestran evidentes retrocesos, lo que torna preocupante la situación. Se estima que el 80% de los chilenos se abastece de recursos de agua provenientes de la Cordillera de los Andes, dado que los glaciares regulan el régimen hídrico de las cuencas al acumular nieve en los períodos de mayores precipitaciones, agua que es aportada a las cuencas en períodos de sequía. Es por eso que el deshielo de los glaciares andinos representa una fuerte amenaza con respecto al suministro de agua de muchas personas, en el centro y norte del país en particular, ya que la existencia de más ríos en el sur permite reducir esta dependencia.
Casi el 80% del agua dulce del planeta se encuentra congelada en los polos y en los glaciares. Así, el planeta debería hacer frente a la escasez del agua en poco tiempo, lo que constituye un desafío mayor para la humanidad.
Además, varios expertos dicen que el desarrollo minero e industrial en Chile no podría seguir sin los glaciares, que suministran las grandes cantidades de agua que estas actividades requieren, sin olvidar la importancia de esta fuente de agua para la actividad agrícola.
LOS INTERESES ECONÓMICOS EN JUEGO
Al nivel económico, el derretimiento del Ártico significa que nuevas rutas marítimas podrían abrirse, como al norte de Rusia. Se trata del Paso del Noreste, una ruta de navegación generalmente congelada, que une el Atlántico con el Pacífico, a lo largo de las costas rusas. Esta ruta es considerablemente más corta que cualquier otra ruta mercantil que una Europa con los Estados Unidos, lo que presenta perspectivas comerciales interesantes. Del mismo modo, el Paso del Noroeste, que bordea Norteamérica por el norte, conectando el Atlántico con el Pacífico también, podría abrirse en algunos años más.
Además, el proceso de deshielo en las tierras árticas ha sido seguido con atención por las compañías mineras, de gas y de petróleo, que se interesan en las nuevas posibilidades que existen hoy en día para explotar y explorar el territorio, como GazProm y Shell. Sin embargo, a juicio de varias organizaciones ambientalistas, el desarrollo de estas actividades acelera fuertemente el ritmo del deshielo en el Ártico.
Es por eso que parece urgente aprobar leyes vinculantes con respecto a la protección del Ártico y de los glaciares del resto del mundo, así como vivir y funcionar de manera respetuosa del medio ambiente, con el fin de mejorar un poco esta situación.
 Chloé Lauvergnier
El Ciudadano

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada