miércoles, 19 de septiembre de 2012


La arremetida de Liliana Solari a través del Grupo Bethia

Daniela Ruiz
bethia
Con el ingreso del Grupo Bethia al negocio de la salud, a través de la reciente compra del 11, 3% de la Clínica Las Condes, la matriz de inversiones de Liliana Solari de Falabella, ratificó la fuerte expansión que vienen desarrollando durante los últimos años, con la adquisición de acciones en LAN, Mega y Aguas Andinas, entre otros.
El pasado 6 de septiembre el Grupo Bethia concretó la compra de un 11, 3 por ciento de las acciones de la Clínica Las Condes por 82 millones de dólares, ingresando de esta forma al mercado de la Salud.
Bethia señaló a través de un comunicado que “esta adquisición se enmarca dentro de la estrategia del grupo de aportar valor en las distintas áreas de negocio en las que participan”.
Distintas áreas que han experimentado un fuerte dinamismo y crecimiento desde que el conglomerado adquirió notoriedad al comprar el 8 por ciento de las acciones de LAN pertenecientes al Presidente Sebastián Piñera, en 425 millones de dólares en 2010; lo que se sumó a un 1 por ciento adicional de la empresa que la sociedad consiguió dos años después por 88 millones de doláres, manteniendo actualmente el 5, 7 de la aerolínea, luego que ésta se fusionara con TAM.
A partir de ese momento no pararían: 5 por ciento de Aguas Andinas en 2011 (160 millones de dólares); el 10 por ciento de Empresas Navieras (55 millones de dólares), el 100 por ciento de MEGA – que incluye Radio Candela y el canal de TV Cable ETC…- (143 millones de doláres), y la empresa de Courier terrestre de LAN, Blue Express (54 millones de doláres), durante lo que va de 2012.
Bethia es la matriz de inversiones de Liliana Solari Falabella, propietaria de un 10, 8 por ciento del holding del mismo nombre, una de las empresas de mayor valor bursátil en la bolsa chilena, avaluada en 22 mil millones de dólares.
Por lo mismo, no es difícil entender la fuerte liquidez del conglomerado para realizar estas inversiones, despues  que Solari “hiciera caja”al vender en abril solo un 1 por ciento de sus activos en Falabella, con lo que recibió 235 millones de dólares. Además, se estima que el patrimonio de Bethia llegaría a los 5 mil millones de dólares.
A juicio del periodista Ernesto Carmona, autor del libro “Los dueños de Chile”, donde se profundiza en el poder de los grandes grupos económicos nacionales, la esencia de estos conglomerados es apuntar a la expansión, por lo que “de pronto adquieren un crecimiento explosivo, especialmente los que se dedican a negocios rentables como la minería y el retail”. Sin ir más lejos, el mismo Horst Paulmann de Cencosud “hasta hace poco años era desconocido en estas lides y hoy es uno de los más importantes de Chile, después del Grupo Luksic”, afirma.
Para Carmona, aunque Bethia aún no aparece en el ranking de los más ricos del mundo según la revista Forbes, donde sí figuran los personajes detrás del Grupo Luksic, Matte  y Cencosud, con este nivel de inversiones “no me extrañaría que pronto lo hiciera”.
Sin embargo, para el periodista, la concrentración de la propiedad económica, y también la de los medios de comunicación – “que están íntimamente ligados también a estos grupos”-, finalmente, termina “perjudicando al ciudadano común, al ciudadano convertido en consumidor, puesto que manejan los precios, el poder político e influyen en los organismos que deberían regularlos y controlarlos”, denuncia.
En este sentido, basta recordar, por ejemplo, las últimas declaraciones de Paulmann,  “quien ya se convierte en dirigente politíco al abogar en contra de los feriados irrenunciables de las Fiestas Patrias, alegando que perjudican a la familia, porque según él la familia se reuniría en los centros comerciales”, critica Carmona.
Los orígenes del Grupo Bethia se remontan al año 1987 y también tienen otros intereses en el Transporte, a través de Aeroandina, Sotraser y Gen; en el sector agrícola con Sancali; en la Hípica con Haras Don Alberto, Club Hípico e Hipódromo Chile, así como en Azul Azul, Inmobiliaria Titanium y las viñas Indómita y Santa Alicia.
Aunque el cargo sería netamente figurativo, pues la empresaria estaría solamente dedicada a su pasión por la equitación y los caballos, Liliana Solari, es quien encabeza el holding familiar, mientras sus hijos Carlos Heller y Andrea Heller  son el vicepresidente y directora del grupo respectivamente, en tanto que su hijastro, Gonzalo Rojas, es director y gerente. Los mismos son lo que se reparten los cargos directivos en las diferentes empresas asociadas a Bethia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada