viernes, 24 de agosto de 2012


ueves 23 de agosto 2012 20:29 hrs.

Rechazo generalizado a acuerdo Anglo-Codelco: “No ganábamos nada antes y menos ahora”

Héctor Areyuna
codelco
Diversos sectores han asegurado que la cuprífera estatal se equivocó en el acuerdo firmado con AngloAmerican. Especialistas, parlamentarios y dirigentes sindicales indican que no se cumplieron con las expectativas de la operación de compra y, además, hay una crítica al trato que la transnacional tuvo con la empresa estatal.
No solo sectorial  ha sido la crítica al acuerdo alcanzado entre Codelco y AngloAmerican, ya que tanto los diputados que se involucraron con el tema y  analistas se mostraron en contra de la resolución final del caso.
Luego de conocerse  el conflicto entre la cuprífera estatal y la transnacional, un grupo de parlamentarios acudieron a Codelco a ofrecer apoyo ante cualquier acción judicial, pero ahora parecen coincidir en que el acuerdo no resguarda los intereses nacionales.
El presidente de la comisión investigadora de la Cámara por este caso, diputado Marcos Espinosa, explicó que el grupo parlamentario siempre respaldó la vía judicial,  pero en el momento en que se decide por una negociación “pensamos que sería bastante rápido, pero sin que se pusiera en riesgo el derecho que tiene Codelco de adquirir el 49 por ciento de la propiedad de Anglo”.
Con el parlamentario radical, coincidió su par de la UDI, Manuel Rojas, también parte de la instancia investigadora, a la que los directivos de la estatal fueron citados para esclarecer los detalles del acuerdo.
Rojas alegó que los porcentajes finales no corresponden a las aspiraciones de Codelco y del país, asegurando que este acuerdo podría incluir otras aristas que aún no se conocen con certeza: “ Los porcentajes que se tienen a la vista de 24, 5 para Codelco y Mitsui de un 5 por ciento, logrando con eso un 29 y fracción no es lo que todos habíamos aspirado, que era lograr el 49, por ciento. Pero también tengo a la luz antecedentes de algunos acuerdos que comprenden posibilidades de generar otros negocios como la explotación del litio, el molibdeno, el sulfato, en fin”, sostuvo  Rojas.
De igual manera, Julián Alcayaga, del Comité de Defensa y Recuperación del Cobre, cuestionó que Codelco se involucrara en este negocio: “No le servía de nada, para lo único que sirve el 49 por ciento es para tener el 49 por ciento de las utilidades de La Disputada, y como este yacimiento se ha distinguido por evadir sus obligaciones tributarias, las utilidades de La Disputada siempre van a ser muy inferiores a la reales, no van a ser muy buenas. Codelco no ganaba nada con adquirir el 49 por ciento, menos gana ahora con adquirir el 24, 5 por ciento, no va tener ninguna injerencia en la administración de la empresa”, explicó el dirigente.
Por otra parte, en la tercera edición de Radioanálisis de nuestra emisora, el especialista de Nueva Economía, Hernán Frigolett, dijo que aquí se sienta un precedente de acuerdo a las precauciones que debe tomar el Estado al firmar acuerdos.
“La primera lección que hay en esto es que el Estado tiene que poner más ojo en términos de los contratos que suscribe y preocuparse que se les permita ejercer los derechos de buena forma y cuando quiera hacerlo. Judicialmente aquí y en la quebrada del ají estar seguro de que siempre tiene garantizado los derechos que espera al momento de suscribir sus contratos. Eso no pasó, se judicializó y habría sido un juicio que por lo menos habría durado cinco años “, explicó el economista.
También criticaron la medida en la Federación de Trabajadores del Cobre, que junto a respaldar el único voto en contra de su dirigente Raimundo Espinoza, declaró que la mejor alternativa era defender la opción de compra del 49 por ciento de las acciones de Anglo American Sur.
Por eso consideran que la empresa británica actuó “de manera prepotente y fraudulenta, al burlar y desconocer  el derecho de Codelco Chile” y acusándola además de dar a la cuprífera chilena “un trato de empresa imperialista a colonia africana”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada